Sobre Siri, Puddu y los ríos de sangre

Hoy, la burocracia del SMATA nos entrego unas líneas más en un diario de Córdoba, acusando a los jóvenes del PTS y al delegado Hernán Puddu de “buscar el caos y no la libertad”.

Omar Dragun, reconocido exponente de la decadente y fascista burocracia sindical argentina se erige en críticas contra el compañero en mal momento. La CGT y su “cruzada” contra la “libertad de prensa” también tienen un “héroe”, el delegado Luís Siri, que también es acusado de querer sembrar el caos.

¿Que los diferencia? ¿El partido en el que militan? ¿Sus ideales? ¿Su discurso? En el terreno de la lucha de clases, los trabajadores siempre evalúan por las acciones y no por las palabras, por supuesto que no siempre sacando lecciones del todo acertadas. Hace 35 años, un golpe genocida terminaba con la vida de miles de jóvenes, y trabajadores que luchaban por un mundo distinto. Muchos dirigieron toas de fábrica, huelgas “salvajes”, echaron  a la burocracia de sus sindicatos (como el SMATA Córdoba, luego dirigido por René Salamanca) llevaron a sus hermanos de clase a uno de los puntos mas altos de la organización que tuvo la clase obrera argentina. Por supuesto, estaba el PJ, la CGT y el peronismo, que fue comandada en aquellos combativos 70’ , primero por José Ignacio Rucci y después por Lorenzo Miguel. Ellos también ocupaban cargos sindicales, los más altos, dirigían fábricas y en muchos casos venían de un proceso de resistencia de 18 años por la vuelta de su líder en el exilio. En ese momento también muchos obreros pensaban en cual era la diferencia entre el sindicalismo que ponía en pie coordinadoras y el que se deleitaba en las oficinas del ministerio de trabajo o en el palco oficial. Ayer, como hoy, burócratas y clasistas se destacan por las asambleas, la democracia de base, el no transar, no venderse, servir a los intereses de los trabajadores, y en muchos casos luchar por el poder obrero, por la revolución, mas allá de los errores y las contradicciones que acarrearan.

Sin embargo, la nueva generación de luchadores y los “pibes de moyano” tienen una diferencia mayor, una tradición que cargan sobre sus espaldas, y es el río formado por la sangre de los 30.000 luchadores, por Carlos Fuentealba, por los Qom de Formosa, por los mártires de V. Soldati, por Mariano Ferreyra, y tantos otros caídos luchando contra este sistema de explotación y opresión. Siri fue fiel a su tradición de negociar sobre el sudor, el sufrimiento y las esperanzas de sus compañeros con una patronal típicamente golpista y gorila, Puddu, por otro lado, encarna lo mejor de esa generación que luchó, y hoy vuelve a tomar revancha contra los traidores, vendidos y asesinos, contra sus amos y sus escuderos.

Cristina guarda silencio junto a los Moyano y sus funcionarios, nosotros levantamos la cabeza con orgullo junto con los obreros de Iveco y la juventud de Córdoba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s