Un clavo por otro (una respuesta a Fito Páez)

Hoy, una conmoción intelectual atravesó la prensa, la política y a la sociedad del país, en general, y a la sociedad porteña en particular.

La “nota” la dio Fito Páez, otrora músico que se presentaba para las juventudes del MAS de los 80’, y hoy critico de los comicios y de “la mitad de buenos aires” que llevaron al PRO y a “Mauri” de vuelta ala jefatura de gobierno de la City porteña.

La ofuscación de Fito es, en parte comprensible. Quien no siente repulsión por las políticas neocon y antioberas del hijo de uno de los miembros mas notables de la burguesía argentina, el ultra K Franco Macri. Desde las bandas fascistas de la UCEP y la metropolitana, llena de milicos exonerados, asesinos y delincuentes, hasta la expulsión de centenares de familias de los barrios populares, como la boca para ampliar puerto madero (barrio oligárquico, si lo hay), la persistencia de miles viviendo en las peores condiciones en villas, el intento de cierres de hospitales, dependencias publicas como la línea de la Mujer, que fue desguasada por Macri, disolviéndola en el 147 para “recortar gastos”. Pero, en esta nota, publicada por el pasquín oficial llamado Pagina 12, es notoria, no solo la omisión de la figura de Macri, reemplazado en la nota por “la mitad de Buenos aires” (llenado adelante la lógica con que el ministro Aníbal Fernández se despacho sobre los comicios de capital), sino que nada se dice, ni lo mas mínimo de los sapos que se comieron aquellos que votaron al binomio Filmus-Tomada, del cual Páez no habla nunca.

Se dirá “Macri criminaliza la protesta”. Si, junto con el gobierno pingüino que se cargo, junto con el machismo, a tres en el indoamericano, además de hacer un acuerdo impresentable entre los dos para sacarle el pande la boca al que “ose” con tomar nuevamente un terreno, se creo un ministerio de seguridad (a la medida de la derecha opositora), y ni hablar, no solo de que los K le votaron en la legislatura el 70% de los proyectos al macrismo, sino que millones de personas en el país y en espacial en el conurbano bonaerense sufren los mismos problemas de vivienda que sufren los “nadies” de la capital. Tampoco es valida la objeción según la cual los jóvenes toman colegios por su estado paupérrimo, si se puede ver el estado decadente de la educación y la salud publicas extendida a lo largo de país. ¿Quien dice que da menos asco Scioli, Ishii, Menem o Isfran que Macri, Narodowski o Santili? ¿Quién dice que un gobierno que fue creador de la UCEP y otro que banca las patotas de la repodrida burocracia sindical son distintos? ¿Hay diferencia entre un partido que lleva en sus listas a un reconocido propagandista reaccionario como el rabino Bergman y uno que tiene como colectora a un asesino como Ibarra, responsable de la masacre de Cromañón?

Es notorio que un comunicador, artista y partidario de la libre expresión no diga ni una palabra de que a quienes queremos combatir en serio al macrismo, quienes defendemos a nuestro compañeros en las fabricas o en las facultades, los que queremos meter presos a los fachos, se nos expulse de los medios oficiales y opositores, con contadas apariciones, junto con las principales luchas. Somos noticia cuando no se puede tapar el sol con las manos, y como botón de muestra tenemos la ultima represión del gobierno que “no reprime la protesta social” a los docentes de Santa Cruz en la “Ciudad maravillosa” de Buenos Aires, debidamente justificada por “Daniel”, y bancada por los escriba a sueldo de los K.

Macri ha decidido ser abiertamente neoliberal y partidario del orden, y Cristina (junto con el difundo Néstor) han cubierto su reacción con el guante de terciopelo/doble discurso de los DDHH y el “keynesianismo” (aunque, ciertamente cada vez menos) como resultado que miles de jóvenes, desocupados y sectores de las clases medias, a los cuales hoy Fito critíca, salieron en las jornadas revolucionaria de 2001 a enfrentar los planes de ajuste del gobierno de la Alianza. Lamentablemente, la mayoría de los sectores medios que participaron pero que fueron ganados por la reacción como resultado, no solo de que el gobierno de CFK y NK no pueden combatir con la derecha, sino que los artífices del “doble comando” emergieron de sus propias entrañas.

La nota de Fito es la repulsión a medias, lavada, tuerta y congelada, a una figura que provoca rechazo. Es solo la impotencia cristalizada y el escepticismo del quiere sacar un clavo con otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s