Las aguas del olvido…


Se llamaba Frededrick Fleet. Una Fría noche de 14 de abril vió demasiado tarde el iceberg que se acercaba, ya que no contaba con los binoculares necesarios para verlo en tiempo y forma. Ese episodio quedará en la historia como el hundimiento mas famoso de la historia. Una gran tragedia, cuyas victimas (de “todas las clases”, aunque la burguesía huía primero y con total descaro) quedaron sepultadas en un océano helado e inconmensurable, con su cara congelada por el horror.

Hoy, después de tantos años, una nueva tragedia se cobra nuevas victimas. Pero no eran ya inmigrantes y jóvenes irlandeses (junto con la aristocracia británica) rumbo a un mundo desconocido y venturoso, sino trabajadores precarios, jubilados y jóvenes desocupados los que abarrotan los vagones del tren Sarmiento. Muchos van  ser explotados en sus trabajos en la capital, dejando atras sus casas en la zona oeste del conurbano. En este caso se llama Antonio Córdoba, al cual se lo pretendió culpar de la masacre, y esta luchando por su vida en una sala de terapia intensiva. En este caso no contó con lo esencial: los frenos. En este caso ningún miembro de la burguesía (por si hace falta decirlo) se tuvo que molestar en pisarle la cabeza a un indigente o un pobre, ya que miraban la tragedia cómodamente desde una oficina, algún despacho del ministerio de trabajo, la casa rosada, la UIA e incluso algún cuartito de la UOGFE jugando a las cartas con Juan Pablo Schiavi. En la nada quedaron las denuncias del cuerpo de delegados del Sarmiento, que advirtieron muchas veces que había peligro de un verdadero “Cromagnon ferroviario”.

No hay océano ni frío ártico, pero no hace falta. Para eso están Cristina y Juan Pablo. Para ahogar las voces de las 50 personas que perdieron su vida, culpabilizando a las victimas, o tratando de lavarse la cara querellando a sus antiguos socios, como hace hoy De Vido y CFK en forma totalmente hipócrita, ya que antes le dieron  la conseción de 7 ferrocarriles a la UGOFE, de la cual TBA es accionista.

Si la única forma de evitar una nueva tragedia y desarrollar un servicio de calidad es la estatización de los ferrocarriles bajo control de trabajadores y usuarios, la única forma de que este gobierno lave la sangre de nuestro hermanos junto a nuestra memoria, y que los hundan y congelen en un océano de impunidad es luchar por un gobierno de nuestra clase, de la única que no quiere que no olvida a sus caídos, la única que los transforma en razones para seguir luchando. 

Anuncios

Un comentario en “Las aguas del olvido…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s